viernes, 22 de enero de 2010

Dejar volar



Parpadeo y es la luz que todo alcanza,
margaritas en las manos, esperándote.
El camino se ha incrustado entre mis ojos,
será eso… no me puedo detener.
No hay suceso de progreso, no por mí.
No hay un cuadro que me encuentre detenido.
No ser preso de un delirio,

no ser preso nunca más…
Si no llueve que no llueva,
si no hay nada que alimente, no comer.
Si no hay nada que me deje sin palabras, no hablaré…
Si me encuentro en tu camino,
si me cruzo con tu cuerpo,
si te rozo con mi alma,
sólo déjame escapar.
Si tus manos me aprisionan dejaré de respirar.
Si te pido que quedes, márchate,
si mañana, aún, llueve: volverás.
Si plantamos con raíces, vuelve al tiempo a mis campos.
De las frutas que juntamos, saciaremos nuestra sed.

3 comentarios:

Gabriela dijo...

Ciertamente!
Tu claridad tiene vuelo,
y da vuelo!

Besos alados

Valentina Campillay dijo...

Me hipnotizó el final de tu escrito... Bueno, con respecto al comentario que me dejaste, la publicidad influye mucho, la televisión también y esas cosas son malas... los programas baratos llaman a la ignorancia... lo mejor para alejarse de ellos es buscar la cultura y la BUENA música ante todo...
Saludos, desde Chile (:
espero seguir en contacto contigo.

SyS Consultora dijo...

ciertamente me confundo mas, entendiendo que no todo lo que coseche tuvo buenas raices.. me alienta por el momento que estoy pasando.. realmente es motivador...gracias por hacer mas siemples las cosas.. creo que tu blogg puede ayudar a mucha gente a encontrarse...como a mi!! besos