lunes, 22 de marzo de 2010

Alterar el orden de los factores

Yo no he sido más amigo de la muerte que la suerte, en tantos días esta vez, yo no fui lo que rogué ni espero, no me duermo en los consuelos de los pulsos que me quedan…
Yo no estuve en la mesita que planearon que la esquina se cayera con edificio y todo, no robe gran parte del tesoro y dejé algo en el fondo del cofre (para volver otro día a robar nomás…).
Yo no se si es gota o estrella, si en la boca que atropella hay marcado algún camino, si los pibes que se mueren llevan algo, si después de tantos años, al final han hecho más, si recuerdo lo pasado cuando no hay pasado ya…
Es un vil sometimiento cada bocanada de aire, es una opción… Una opción y nada más.
De vuelta del subsuelo, pensé en hacer una lista, de mí lado las ganadas y del otro las caídas… Mientras buscaba donde escribir, evoque que escribiría y preferí dejar la cuenta sin hacer por esta vez…
Mirá que hay verde, eh… Y es verde lindo, ya lo se. Pero, vos y yo nos escapamos del algún modo, nos corrimos del camino. Nos corrimos solo físicamente (por decirlo de algún modo inapropiado, una vez más), es como vivir en la montaña pero tener el negocio en la ciudad, los intereses digo. Uno acá hace la suya, ríe a veces, otras no tanto, en fin: juega sus cartas y bastante poco se han llevado los banqueros. Pero, no se porque puta no se puede vivir solo de lo de uno, romper el molde y sentarse a ver como cae la tormenta desde adentro de su bola luminosa de cristal extravagante, pensado lo bella que es la tormenta, los rayos, los miles litros de agua divina que caen a la tierra que mañana serán algunos verdes más sin pensar que afuera, del otro lado del vidrio, en algunos lugares (muchos), la lluvia moja de verdad.
Es extraño, por más ingenuo que parezca, no se aguanta el desnivel a este nivel. Sin embargo esta lejos dejar una pincelada en este cuadro que embellezca este paisaje para siempre y así ser dueños de tiempos blancos, rasos, donde haya tierra para florecer. Digo: que esto es más difícil que hacer crecer una flor en tierra donde cayo una bomba o mismo donde se planto soja…
Hay algo para observar en esta ecuación, hay algo relativo entre los opuestos divididos por un igual (=). Ellos son el resultado de nosotros y quizá a su vez nosotros de ellos (o seguro…), los factores son los mismos siempre, pero tal vez alterando el orden de los factores…


Mano a mano acercarnos al fin.
Mano a mano construimos aquí.


Si morocha...

Con la misma soga puedo ahocarme o saltar para otro lado...

4 comentarios:

Rosa dijo...

Y es que nos pasamos la vida decididieno.

Me gustó mucho tu texto!!

Besos

Me alegro que finalmente entendieses lo del deslio, jajaja. Volveré, como esas oscuras golondrinas.

Gabriela dijo...

Todo tiende a equilibrar...yo no sé porque nosotros, remamos y tanto, y a veces, la suma no nos da...

si la opción se fortalece, los factores reordenados, (ojala!) nods darán!

GLoRia dijo...

Utilizala en descubrir lugares nuevos, en saltar, en dejarte llevar... lo otro... lo otro no es una opción.

Besicos!!

Anónimo dijo...

Mano a mano construimos aquí... o allá... Si uno salta, saltamos todos!!! existe una unión que puede lograrlo todo!
Titina!