jueves, 31 de julio de 2014

Sombras y luces rojas de un atardecer



Te toca aprender. Aprender que cada tanto (más seguido de lo que te gustaría) la vida nos caga a patadas en el culo y que los puntinasos te duelen hasta la pera y te arrastran desde la barra hasta la entrada de bar, borracho y lleno de mierda. Te toca aprender que te despierta una canción y te conmueve hasta los huesos y que por momentos sospechas que con cualquier otra que hubiera sonado te las hubieses ingeniado para llegar hasta el mismo lodazal y que como consecuencia te das cuenta de que estás hecho un tarado y fuera de vos mismo, que eso es una de las cosas más graciosas que viste y que esa pequeña imagen de ligereza esconde el mismísimo secreto de la evolución.
Te toca encontrar un amigo en el fondo de la tasa del café, llamarlo y que se alegré de escucharte y de cruzar unos mates y una conversación. Te toca aprender que amanece en soledad y otros dias en Victoria y en rupturas y en María y Marta y Karina y en Lorena y en otras tantas de las que seguro en un par de años no te vas a acordar ni su nombre, ni su olor.

Te toca saborear la vida como un breve aroma a incienso que te despeja los sentidos y que se te llenen las manos instintos, al menos por un momento. Te toca aprender el paso de comedia  del humo, del ridiculo, de la exposición y de la liviandad de que no te afecte el que dirán. Te toca que todos te quieran enseñar y que vos solo quieras ser escuchado, porque sentís que nada te pueden enseñar porque ya lo viste todo. Te toca aprender del amor a pesar de la ausencia y de la libertad que se siente de solo saber que todo lo que amamos sigue viviendo dentro de uno.

4 comentarios:

Gabriela dijo...

Que bueno volver y encontrar tu nuevo post!!
Justo hoy, justo, como siempre.
que aprendemos cada día de todo, y de todos, por suerte, nos despeja la mirada y nos trae nuevamente luz!!
Bienvenida la sensación que lo que nos toca, nos transforma!

Pepe dijo...

Bienvenida entonces!

el fauno dijo...

que bueno saber que volviste ...que bello leerte ..... admirado

Anónimo dijo...

realmente un placer volver a leerte.